Mi historia

Tendría entre los 10 y los 14 años cuando empecé a interesarme por tener un ordenador en casa. No recuerdo por qué, ni siquiera conocía a nadie que tuviese uno. Finalmente mis padres me lo regalaron.

Al principio no le hacía mucho caso y sólo recuerdo hacer un curso de Basic en el colegio y algunos pinitos con el libro en casa. Quería saber cómo se hacían los programas. No fue hasta que no llegué al instituto que le hice más caso… para jugar. Sí, y también para hacer algún trabajo de alguna asignatura. En el último minuto, cuando tuve que escoger qué quería estudiar en la Universidad, tuve un momento de duda. No sabía si dejarme llevar por mi instinto y estudiar Ingeniería Informática o dejarme llevar por lo que estaba de moda y estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones. Finalmente, y casi sonando el silbato de final de partido, me decidí por Ingeniería Informática.

Años de estudio, trabajos para comenzar a entrar en el mercado laboral, prácticas para comenzar a sondear mi mercado profesional, hasta que llegué a la empresa que, creo, ha marcado todo lo que he ido haciendo durante toda mi carrera.

The Information Highway Group (IHG para nosotros). Allí entré en un mundo completamente nuevo e inexplorado para mí… y el resto de la gente: Internet y las nuevas tecnologías. Era 1999 y empezaba a trabajar en una Consultoría de Internet. Desarrollaba tiendas online, portales B2B, tenía mi propia dirección de correo electrónico. Me sentía como si viviese en el futuro. También fue la empresa en la que aprendí y empecé a desarrollar con Java. Lo vi claro, el resto de mi vida profesional quería que estuviese ligada a las nuevas tecnologías. Y así ha sido. A pesar de haber sido espectador de lujo en la explosión de la burbuja de Internet.

De allí a CIRSA donde participé, como desarrollador y manager, en el desarrollo del que debería haber sido el primer casino online del país. Luego siete años en Gigames donde ejercí de Technical Manager, gestionando (y también como desarrollador) uno de los equipos encargados de desarrollar una de las primeras máquina recreativas de bares y salones con tecnología de vídeo.

Tras todo ese tiempo surgió la oportunidad de vivir una experiencia que hacía mucho tiempo estaba esperando: mi mujer y yo lo dejamos todo en Barcelona y nos mudamos a Holanda. Más concretamente a Haarlem. Lugar del cual nos enamoramos, a pesar de vivir sólo un año. Durante este tiempo trabajé como Java Developer en Online y T-Mobile (empresa que nos compró a los pocos meses de mi incorporación). Al cabo del año volvimos a emprender una nueva aventura, dejando Holanda y yéndonos a buscar la vida a Londres.

Después de unos meses no tan fructíferos como esperaba, allí trabajé como Senior Java Developer en LVS. Aunque fue por poco tiempo, ya que en Julio del 2012 decidimos regresar a Barcelona.

En mitad de la vorágine de la vuelta a casa, empecé a trabajar en King en Octubre del 2012, donde aún sigo. No fue nada fácil ya que, para entonces, todavía no era la empresa conocida que es hoy en día (de hecho Candy Crush tardaría todavía un mes en salir para dispositivos móviles), estaba comenzando a crecer, el estudio de Barcelona era completamente nuevo y nuestra misión era formarnos como estudio, a la vez que nos conocíamos y desarrollábamos nuestros primeros juegos para móvil.

Empecé en Papa Pear Saga, un impresionante equipo, en el cual yo era el Senior Backend Developer. También realicé tareas de Scrum Master, soporte al Producer y contacto con QA. Más de un año de enorme trabajo antes de ser transferido al equipo de Bubble Witch Saga 2, donde estuve cedido ayudando al equipo antes de ser transferido, de nuevo, al proyecto en el que me encuentro ahora. Mi tercer juego móvil en cuatro años, y el mayor reto hasta ahora. Top Secret, por cierto!